Archivo de la etiqueta: desarrollo de software

Metodología Agile, cuando la flexibilidad se vuelve innegociable

La empresa de software ha enfrentado un crecimiento exponencial a través de las últimas décadas, y este ha ido en aumento en cada vez menos tiempo. Ya no se puede desarrollar como se hacía hace 30 años porque las condiciones del mercado y la complejidad tecnológica implica un gran grado de flexibilidad.

Más allá de los cambios de las tecnologías tanto en hardware como en software, los cuales han tenido un alto impacto en la forma en que se aborda un proyecto de desarrollo, se encuentra también las necesidades que se deben tomar en cuenta para lograr un trabajo satisfactorio. En casos así, embarcarse en un proyecto de creación o implementación de un sistema nativo con tiempos de uno a dos años dejó de ser viable.

Resultados vs tiempo

Con las anteriores metodologías para abordar proyectos de desarrollo de software, se primaba el estudio de las necesidades y la documentación de todo el proyecto en un proceso que podía tener, en el mejor de los casos, seis meses de desarrollo. Se establecía los tiempos de levantamiento de los requerimientos, desarrollo y pruebas, cuidando que se llevara una documentación muy detallada de todos los avances, hasta llegar al final con la entrega de un producto completo, con todos los puntos que solicitó el cliente.

Esto era viable en un tiempo donde las tecnologías y lenguajes de programación, así como el desarrollo del mercado, se movían en un ritmo estable y no había grandes cambios en el entorno que modificara las necesidades del cliente. Sin embargo, esto empezó a cambiar a finales del siglo XX.

La era digital, las redes, las nuevas estrategias y métodos de programación llegaron para evolucionar el mercado. Gracias al internet, surgió una sociedad más documentada y con fácil acceso a la información que provocó un movimiento de los negocios fuera de las paredes, al tener un impacto global impresionante. Ante el vertiginoso oleaje que la globalización comenzó a crear en el mercado, el proyecto cuyas necesidades fueron recogidas tres meses atrás, requería cambios para las nuevas que se fueron sumando con el tiempo y las nuevas competencias. Aquella página web inicial para ser solo la marca, ahora necesitaba un carrito de compra para entrar a la red. El sistema de información que manejaba los ventas, ahora debía tener una interfaz que le permitiera tomar los datos de las nuevas ventas online. Y en pleno desarrollo, resultaba un proceso engorroso y costoso cambiar las reglas de juego y redirigir el proyecto a otro puerto.

Manifiesto Agile.

La falta de versatilidad de las metodologías que existían en ese momento para el manejo de proyectos, llevaron a lo que se llamó, a inicios del nuevo siglo: Manifiesto Agile. Esto no es más que un documento creado por un grupo de emprendedores que, considerando obsoleto el modelo de gestión de proyectos, propusieron una nueva manera de gestionar este sector económico basado en su experiencia de negocio y desarrollo; priorizando la satisfacción del cliente y los tiempos por sobre la burocracia.

Sin embargo, este conjunto de herramientas que tiempo después llamaron Agile, representaba un vuelco completo a la manera de enfrentar un proyecto de cualquier índole, dando mucho más control al equipo de trabajo y otorgándole flexibilidad para poder redirigir el curso del proyecto para llegar justamente a donde el cliente necesita llegar, de forma mucho más económica y con menos desgaste del equipo. Las ventajas no solo se demostraron en la teoría sino en la práctica.

¿Y las metodologías Agile son…?

Para poder entender el modelo que propone la metodología Agile, debemos considerar cuales son las dos palabras que representan la visión de su método de trabajo:

  • Flexibilidad: Para poder adaptarse a los cambios que aparezcan en medio del proceso.
  • Rapidez: al dividir el proyecto en pequeñas fases que se convierte en un piloto, para facilitar los tiempos de entregas.

De este modo, la metodología Agile propone que un proyecto se divida en pequeñas partes que puedan ser entregadas en semanas, y que estas mismas luego puedan conformar la parte de un todo, desarrollado según a las necesidades del momento y con la capacidad de evolucionar a través del tiempo. Con un equipo multidisciplinado donde todos están al tanto de las necesidades del cliente y el objetivo que se plantea alcanzar, la gestión del proyecto Agile permite que haya resultados a la vista mucho antes de lo esperado.

En vez de esperar el final de todo el proyecto para ver el producto por completo, podemos trabajar con versiones y prototipos de la solución que se va ajustando según a la exigencia del mercado y del cliente, hasta que se convierta en justamente lo que la empresa necesita. Esto genera mayor confiabilidad para el cliente y en la inversión, ya que se obtiene resultados mucho más pronto que con el método tradicional.

Las ventajas de la metodología Agile son grandes y difíciles de evadir. No obstante, la metodología no trabaja sola y requiere de disciplina para la implementación de las herramientas y el seguimiento, que establecerá el éxito del proyecto al final.

La metodología Agile es una realidad

Cada vez se hace mandatorio que en las empresas en general (aunque con mayor énfasis en la de software, uno de los mercados más competitivos actualmente), el personal tenga conocimiento sobre la gestión de proyectos bajo metodología Agile; porque los resultados han demostrado que tiene herramientas altamente efectivas para el manejo de recursos y el alcance de los resultados esperados. Así que es un punto que nadie que quiera dirigir un equipo de software o gerenciar proyectos de cualquier índole, debería ignorar.

En este momento, incluso, ya existen certificaciones internacionales en varias metodologías agile que suman puntos para las grandes certificaciones de proyectos como PMP (Project Management Professional); así que se ha convertido en una necesidad para el curriculum de aquellos que deseen dirigir su carrera en la gestión de proyectos.

Y esto no es solo para el desarrollo de software nuevos o las startups que están surgiendo con cada vez más fuerza en los últimos años; aquellas casas matrices de software de robustez y competencia han tenido que dirigir sus ojos hacia estas herramientas para desarrollar sus propias metodologías de trabajos. Tal es el caso de SAP, quien en los últimos año se ha sumado al auge de la metodología Agile desarrollando su propia metodología SAP Activate, para la gestión de sus propios productos en cliente.

Si quieres saber más, este jueves 20 de septiembre, tenemos planificado un webinar sobre cómo la metodología Agile ha cambiado las empresas de software, completamente gratuito. Te invitamos a saber más de esta increíble metodología, que ha dado paso a toda una filosofía de trabajo.