Archivo de la categoría: Industria

Incluimos temas de interés sobre las industrias y su crecimiento en el país, así como las noticias más relevante en el sector empresarial e industrial.

La producción industrial verde

Muchos hablan de la paradoja del progreso. Esa incongruencia que existe entre el que probablemente ha sido el mejor momento de la historia humana, y el abuso que se ha hecho de los recursos naturales.  Por eso, la industria verde viene a ser la respuesta que puede llevarnos a vivir con mayor respeto hacia nuestro planeta.

Ya se ha dicho mucho sobre el impacto que tuvo la revolución industrial y el modelo de consumo proveniente de dicho sistema. Ahora, el sector industrial ha comprendido su responsabilidad en este asunto y mucho se han comprometido con un modelo productivo mucho más eficiente.

Calentamiento global

Uno de los mayores retos que enfrenta la sociedad en la actualidad, tiene que ver con el aumento continúo de la temperatura en el planeta, y los graves efectos ambientales que esto trae como consecuencia.

El calentamiento global, básicamente es el incremento que se produce en la temperatura del ambiente, a causa de la presencia en la atmósfera de ciertos gases que retienen el calor proveniente del sol.

Aunque mantener el calor en el ambiente es una medida natural del planeta que permite la vida en él, los niveles de gases de efecto invernadero han aumentado de manera constante.

Producto de este fenómeno, ha pasado lo impensable, el clima como evento universal e inmutable se está transformando y por eso se habla de cambio climático. Estos cambios causan graves desequilibrios en el ecosistema y la sociedad, y se han vuelto una amenaza muy real y peligrosa para la vida en el planeta.

El nacimiento y auge de las grandes industrias ha producido emisiones masivas de gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Mientras la población aumenta, también aumenta la cantidad de industrias necesarias para satisfacer las necesidades crecientes de la sociedad. Y como es lógico pensar: mientras más gases se emitan, más calor se retiene.

¿Cómo es la situación actual?

Según el Programa de las Naciones Unidas para el medio ambiente, PNUMA (UNEP, por sus siglas en ingles) los riesgos para el planeta son mayores que nunca. PNUMA ha instado a los gobiernos a actuar con diligencia para solventar las consecuencias del calentamiento global, y limitar el calentamiento de la Tierra a menos de 2°C, ya que un aumento mayor sería catastrófico.

De hecho, once de los doce años más calurosos de los que se tiene constancia, se registraron entre 1995 y 2006, según aportes del Grupo Intergubernamental de Expertos para el Cambio Climático.

Y el año 2015, según la NASA y los servicios atmosféricos y oceánicos de Estados Unidos, fue el año más caluroso de los que se tienen registro.

Esta apremiante situación no es algo que se deba delegar a las próximas generaciones. Sino que, desde ahora, se deben tomar las medidas necesarias para disminuir el impacto del calentamiento global. De hecho, algunos efectos ya los estamos presenciando, por ejemplo:

  • El calentamiento y aumento de los niveles de los mares.
  • El deshielo de los glaciares polares, Groenlandia y la Antártida.
  • Las sequías y altas temperaturas no habituales en algunos lugares, que obligan a las especies de animales a abandonar sus hábitats naturales.
  • Disminución de los bosques por incendios forestales atípicos.
  • Escasez de agua dulce.
  • Inundaciones y prolongaciones extremas de fenómenos como «el niño».
  • Migraciones forzadas de personas, que provoca en las ciudades desigualdad y pobreza.

El impacto de las industrias

Sin duda, la huella del hombre se encuentra involucrada en esta delicada situación. Es cierto que la industrialización ha contribuido enormemente en el desarrollo económico y en lograr mejores niveles de vida para la sociedad moderna.

Pero, es igual de cierto que ha incrementado de manera significativa la cantidad de gases de efecto invernadero que generan las industrias de diversos sectores.

Esta situación no solo afecta el ambiente, sino que también impacta de manera negativa en las economías y vidas de las personas y demás seres vivientes.

De hecho, menos de 100 compañías en el mundo son las responsables de más del 60% de los gases de efecto invernadero emitidos, según un estudio respaldado por la organización DIA (Disclosure Insight Action)

Gran parte del problema se debe a la enorme cantidad de gases de efecto invernadero que producen las industrias en sus actividades. Por ejemplo, la quema de combustibles fósiles que realizan para abastecer las demandas, y la tala irresponsable de árboles, ya sea para hacer productos a base de madera, como por cambios demográficos o de intereses económicos, entre otros.

El esfuerzo de las industrias para respetar al ambiente debe ser gigantesco. Y los compromisos de las compañías deben abarcar el desarrollo de estrategias de innovación en su infraestructura y negocios, de tal forma que reduzcan la emisión de los gases invernadero.

El cambio de intención en las industrias

La responsabilidad y respeto que estas muestran por la contaminación y el ambiente, en buena medida se debe a las sanciones y multas de grandes sumas que se ven obligadas a pagar, debido a los descuidos en sus actividades y sus respectivas consecuencias al ambiente.

Además, se han creado algunas regularizaciones internacionales leyes ambientales y tratados que persiguen atenuar y prevenir peligros al ambiente.

También es necesario destacar la influencia e iniciativa de organismos internacionales y regionales. Estas han incluido e impulsado como tema principal en sus agendas, la problemática de la contaminación y el cambio climático.

En vista de la grave problemática existente, se han desarrollado modelos económicos sustentables que no comprometen ni la rentabilidad de las empresas ni el medio ambiente.

Esto ha hecho que muchas compañías se convenzan de la importancia de ser responsables en sus actividades.

¿Qué han hecho algunas empresas?

En armonía con sus compromisos y moviéndose a una ´economía verde´ o industria verde muchas compañías de distintos sectores han aceptado el desafío de reducir la contaminación y las emisiones de gases de tipo invernadero, buscando alternativas sostenibles.

De hecho, muchas compañías han tomado algunas medidas para afrontar este problema implementando modelos de negocios sostenibles y eficientes. Mientras que otras empresas han introducido gas natural como combustible en sus plantas y productos. Incluso, las cuatro grandes petroleras del mundo están dispuestas a cambiar del carbón al gas, que es muchísimo menos contaminante.

Y en muchas otras, un gran porcentaje del consumo de energía eléctrica proviene de fuentes renovables. Además, han sustituido materias primas contaminantes por otras de menor impacto, y que sean reutilizables o reciclables

Algunas compañías han ideado estrategias en la elaboración de sus empaques con materiales reciclables, y se valen de excelentes tecnologías para hacer un uso responsable del agua en sus plantas.

En el caso de la distribución, han tomado medidas como la adquisición de camiones con mayor capacidad de carga, evitándose hasta seis viajes menos y con vehículos eléctricos para transportar las mercancías.

Las compañías cementeras también han construido parques eólicos con el fin de reducir la gran cantidad de emisión de gases que producen.

Un ejemplo claro de los esfuerzos que se realizan en esta materia, destaca que trabajo de la empresa suiza ClimeWorks, qué creó una máquina que puede absorber de la atmósfera hasta casi 1000 toneladas de CO2 por año, transformándolo en CO2 limpio. Una vez limpio, el CO2 se recoge y vende a un invernadero cercano para el mejor crecimiento de sus plantas.  Una alternativa que espera que incremente la producción de este nuevo sistema innovador.

Las opciones para reducir la contaminación y el efecto invernadero son muchas, pero resumiendo en pocas palabras es: avanzar a un modelo de consumo sostenible y respetuoso con el ambiente.

Fracking: Innovación tecnológica y polémica global

El petróleo es un recurso natural de suma importancia para nuestra civilización industrializada. De hecho, la industria petrolera es la más rica y poderosa del planeta, así que cuando esta se ve estancada en productividad se las ingenia para dar un paso más allá y encontrar formas más eficientes y rentables para la explotación de este rubro. Es en este punto donde el termino Fracking o fracturamiento hidráulico comienza a tener vida, pero desde su nacimiento la crítica se ha encargado de darle mala fama a esta técnica. Te diremos por qué.

¿De dónde proviene el término Fracking?

La palabra fracking no existe dentro del diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, así que se utiliza la palabra de origen. Se trata de una técnica o procedimiento para extraer gas natural y petróleo de las rocas, esto, mediante la inyección de líquidos en sus grietas los cuales permiten que estos rubros fluyan desde su interior. A este proceso se le conoce también como fracturamiento hidráulico o hydraulic fracturing (término ingles)

¿Cómo opera la técnica del fracking o fracturamiento hidráulico?

A diferencia del método convencional de explotación petrolera, el fracking o fracturamiento hidráulico consiste en la perforación tanto vertical como horizontal de un pozo a más de 2500 metros de profundidad. Pozo que, al mismo tiempo de ser perforado, debe ser entubado con el fin de crear distintos canales permeables por donde se realizarán inyecciones constantes de agua a alta presión para lograr que las rocas cedan y se abran grietas en ellas por donde el agua pueda pasar.

Esta agua va mezclada con diversas sustancias químicas que le darán mayor amplitud a las grietas en las rocas las cuales son las contenedoras del hidrocarburo, y a su vez favorece que la extracción del mismo sea más cómodo y rápido. La perforación es totalmente controlada, y quienes la ejecutan afirman que es segura y confiable. Pero no todos opinan lo mismo.

¿Por qué consideran que el fracking o fracturamiento hidráulico es la mejor opción?

El petróleo es la materia prima de productos de extrema importancia como lo es la gasolina, productos químicos farmacéuticos, fertilizantes pesticidas, entre otros. De este hidrocarburo se fabrican casi todas las cosas que puedes tener en casa, por lo que la demanda de petróleo siempre es inmensa.

Anualmente el planeta consume más de 30 mil millones de barriles de petróleo, una cifra que suele ir en aumento sobre todo gracias al inmenso consumo de los países grandes y desarrollados.

A una mayor demanda es normal que se le ataña un alza en los precios, lo que estuvo ocurriendo en años anteriores en donde el barril de petróleo superó y por mucho la barrera de los 100 dólares. Pero desde que en 2010 se empleara la técnica del fracking o fracturamiento hidráulico en más del 60% de los pozos de extracción su precio ha bajado significativamente, ya que países como por ejemplo Estados Unidos, que es uno de los mayores consumidores de petróleo, han podido generar gracias a esta técnica suficiente gas natural para auto abastecerse.

Quienes defienden este método argumentan que la misma no genera ningún tipo de daño o por lo menos que no tendría por qué suponer mayores riesgos a los que se consiguen con el método de extracción convencional. Afirman, que los diversos casos en donde ha existido contaminación del agua al usar esta técnica han sido por la mala práctica y no por la fracturación hidráulica como tal. Por último, la industria petrolera ha dejado sobre la mesa que el método del fracking solo representa una mejora en el método de extracción y que solo generará beneficios económicos muy altos.

Vaca Muerta: el principio de la polémica en Latinoamérica por el uso del fracking

Vaca Muerta es uno de los yacimientos petroleros más prometedores en la región Argentina. La misma promete un increíble crecimiento económico para el país, y los jóvenes están muy interesados en trabajar en la zona, pues muchos consideran a este lugar como la nueva mina de oro: el dorado argentino. Pero no a todos les ha fascinado esta idea, de hecho Vaca Muerta se ha vuelto bastante controversial y las polémicas están a la orden del día.

En un país como Argentina, que depende en un 90% de los hidrocarburos, es sumamente difícil que el gobierno se preocupe tanto por la naturaleza como por los pueblos indígenas en donde viven niños y niñas. Y la razón es simple, “el factor económico”, la explotación petrolera implica un crecimiento económico enorme que el estado no puede dejar pasar.

Ciertamente los defensores del fracturamiento hidráulico han dicho que no hay nada malo con esto, pero también es una técnica riesgosa donde el mínimo error puede dejar consecuencias catastróficas. Lamentablemente, hasta el momento algunas comunidades y organizaciones civiles son las que le han estado haciendo frente para evitar el avance del fracking en sus tierras. Esta fuerza cívica cada vez está ganando más fuerza, pero no la suficiente para detener una industria que no piensa frenarse por nada ni por nadie.

El tema del fracking es bastante amplio y en cierto punto puede llegar a ser algo complejo. Así que si este interesado en expandir tu conocimiento en esto, nos gustaría invitarte a un webinar que hondará mucho más en ¿Qué es realmente el fracking? Inscríbete y entérate de las verdades y de todo lo que encierra este método no convencional de explotación petrolera.